6 de junio de 2006

La montaña rusa

Creo que esta es la mejor forma de expresar cómo ha sido mi vida desde el jueves. No me ha dado chance de pensar, solo de sentir un montón de cosas que me tienen un poco loco. Cualquiera diría que ando bipolar: un ratico estoy bien, otro ratico ando por el piso.
Comencemos por lo malo. El asunto con Laura va más allá del hecho de que su muerte haya sido una sorpresa para nosotros. La razón por la que me afectó todo el incidente es que Laura muere en unas condiciones en las que, por una razón u otra, veo reflejada la situación en la que se encuentra mi propia madre. Una mujer que decide vivir sola, que no está dispuesta a convivir con nadie, pero que su decisión hace que no ella misma no esté conforme con su vida. Es una gran contradicción: quiero estar sola porque no soporto a nadie, pero no soporto estar sola. Es decir, siento que hay una gran inconformidad, a pesar de que efectivamente, son muchas las razones para estar felices. Pero ella no lo es, siempre tiene una razón para el martirio, el sufrimiento o la arrechera (para nuestros amigos que no sepan, arrechera en nuestro país se traduce como molestia, ira, etc.)
Entonces, el asunto es que la muerte de Laura me estalló la neura, pensando en la situación en la que, en efecto, se encuentra mi propia madre, una mujer de apenas 56 años, pero que ya está jubilada de todos sus trabajos (médico durante 35 años de su vida) y hasta ahora no ha querido dedicarle tiempo a más nada. Evidentemente, no puedo estar tranquilo pensando que ella pueda vivir una situación similar. De hecho, medio en serio medio en broma, mi madre siempre ha planteado el escenario en el que, un mal día, dejemos de saber de ella, y entonces vayamos a la casa y la encontremos ahi. Y lo que no quiero es que pase nada sin que ella sepa que efectivamente lo hablamos, lo discutimos, y que ella esté clara en la vida de que sus hijos han hecho lo imposible porque ella esté bien, pero ella no quiere aceptar que nosotros tenemos nuestra vida y decidimos vivirla a nuestro modo.
Eso es lo malo. El domingo lo pasé espantosamente pensando en eso. Y cada vez que lo pienso me pongo mal.
Ahora lo bueno:
El DVD de Chuíto llegó a Italia, y resulta que el hombre se mostró muy interesado en representarnos en Europa, porque considera que nuestro programa puede ser vendido en prácticamente cualquier mercado. Apenas llegó el correo, mis ojos se convirtieron en los desaguaderos de la represa del Guri. Ustedes dirán "este tipo si es llorón". Pero qué se le hace. Les juro que no estaba preparado para una noticia similar. Lo que pensaba era que me iban a decir algo así como "buen trabajo, sigan esforzándose, pero no es lo que necesitamos". Y fue lo contrario. Hasta nos felicitaron por el trabajo.
Y ayer mismo, en horas de la tarde, nos llamaron de Perú. Habían recibido el material que les enviamos y se comunicaban para felicitarnos y para desearnos la mejor de las suertes en el festival. Lo que quiere decir que la cosa parece que gusta, y el sentimiento es absolutamente abrumador.
¿Están viendo que sí es una montaña rusa?
Besos y abrazos a quien corresponda.

5 comentarios:

Pablo (y José) dijo...

Animo amigo, de todas las cosas que no son buenas siempre hay algo positivo, quizás lo de Laura ha despertado en ti alguna necesidad que debas llenar o algun sentimiento que te permita expresar o buscar algo...

Lo de Chuito fuera de nuestras fronteras... que mas se puede esperar de semejante (y super valioso) esfuerzo?, preparense... ahora es que faltan sospresas!

Abrazotes de los dos pa los dos...

metacid dijo...

Desconozco lo segundo pero para lo primero, lo de tu madre pregunta a sus amistades y reintenta un acercamiento. Nuestros padres a veces tratan de aislarse de sus hijos, cosa que no hacen de sus amigos, ojo lo digo como referencia, tal vez no es tu caso pero por si.

CABINA AÉREA dijo...

Sube y Baja....calma y tormenta...si no fuese así....¿valdría la pena vivir?

rafico dijo...

Me has hecho temblar.
Soy bivalente también, de lunes a viernes, vivo solo en un pueblito, los fines de semana los paso con madre en Bogotá, no te imaginas como es ello, el sábado parece un pestañeo, el domingo es una melancolía.
La soledad abruma más cuando con tus queridos hablas, ríes y nuncas miras el reloj.

Un día me llamó mi madre, a la 1:30, solo a preguntarme si ya había almorzado, trate de instigar el porqué de su llamada, su mutismo y evasión fue total, el punto es, con la soledad se sumergen también muchas palabras que no se dicen.

Me has dejado melancólico, te ayer en la mañana y hasta ahora te escribo.

PD
(1) Lo siento, por tu profe y ojalá resulte lo de tu program.
(2)Arrechera, en el pacífico es tener rabia. En l aparte andina, es tener ganas de sexo. (menos mal explicaste)
(3) Vuelve a poner un video de aquella señora que critica películas, para que me levante el ánimo, o mejor para que nos levante el ánimo, “con Arrechera”.

Un abrazo.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Sólo se me ocurre, de un original, un:

Todo lo mejor para ti, siempre.