17 de mayo de 2007

No fue fácil

Ni escribir el blog para BBC Mundo, ni leer los comentarios de los lectores, ha sido sencillo. Lo primero porque ha sido un ejercicio de honestidad frente a una multitud de personas. Porque ha significado contar algo que ya muchos de mis allegados saben, pero que nunca he necesitado ponerme un cartel en la frente para que todos se enteren. Porque muchos de mis colegas utilizan este sitio para informarse y se encontraron con la “noticia”. Pero sobre todo porque en él se han reflejado, incluso sin quererlo, mis miedos.
El último post no es una experiencia personal. No la viví yo, pero sí conozco quien la ha vivido. Y es uno de esos temores que se expresaron a través de esta historia: el miedo al fracaso de una relación por la que uno apuesta todo. Y más que un ejercicio de exorcismo de ese miedo, ha significado una advertencia que me permitirá recordar que mantener una relación es producto de un esfuerzo sostenido y constante, no del azar ni del amor –aunque este último es el que te da la energía para seguir haciendo ese esfuerzo-. Así que de entrada me disculpo por haberme “robado” esta historia y lamento que algunos lectores piensen que terminé con mi pareja. No, no lo hecho y espero no hacerlo. Todo continúa funcionando tal y como previsto.
El blog "Al salir del closet" no se escribió para fijar una postura acerca de la homosexualidad. Tampoco para discutir acerca de si Dios, la naturaleza o alguna otra fuerza superior nos condenará por ser homosexuales. Ni mucho menos acerca del origen de este asunto: si nacemos o nos hacemos. Tampoco me atrevo a juzgar a homosexuales o heterosexuales por sus conductas porque no soy yo quien puede tener la última palabra acerca de lo que está bien o mal.
Este blog trata de la experiencia de una persona que ha vivido signado por una condición/decisión. Condición porque no puedo evitar sentir lo que siento por la persona que amo. Decisión porque no puedo permitirme vivir la vida de otra forma solo porque otras personas piensan distinto.
Salir del clóset es un acto de valentía no porque estemos luchando contra la religión o contra la naturaleza: es un intento por permitirnos vivir en sociedad, sin ser criticados por decidir a quien amamos.
Estoy muy agradecido por los mensajes de apoyo y solidaridad que he recibido. Me siento muy halagado por aquellos que dicen que les gusta como escribo. Entiendo y respeto que algunas personas mantengan su postura en contra de una situación que consideran “fuera de la norma”. Espero que estas personas sepan respetar nuestra posición tanto como respeto la suya.
Y finalmente, quizás la que ha sido la experiencia más gratificante de todas, es que me hayan hecho saber a través de sus mensajes que este blog ha sido de ayuda para algunos de ustedes. De nuevo muchas gracias por haber seguido estas entregas y a BBC Mundo mi eterna gratitud por haberme brindado este espacio.
¡Hasta una próxima oportunidad!
______________________
Este fue el texto de cierre que escribí para los lectores de BBC Mundo. En cierta forma, podría decir que hoy en día me siento más vulnerable. Pero no por lo que la gente pueda pensar de mi al haber hecho "pública" mi preferencia sexual, sino porque a través de esos textos he sido mucho más honesto, más abierto, que en mi propio blog. Es como si me hubiera atrevido a decir cosas que no he dicho antes, a ponerlas en negro sobre blanco, y de paso, a publicarlas. Esos textos me exponen con una rudeza que no tenía planificada. Incluso, conseguir una foto para este post fue complicado por todo lo que debía representar.
Ahí están los textos, y creo que hasta cierto punto me hacía falta un sacudón.
Besos y abrazos a quien corresponda.

7 comentarios:

Martha Beatriz dijo...

No he leído pero leeré :)
Alegría por lo bueno...

rafico dijo...

Pasaste a la historia Jogreg, estoy seguro de ello...
En mil años quedará en alguna parte, guardada tu historia de vida.

Gran ejercicio, y que gusto que lo hubieras compartido....

Bombom...! dijo...

JoGreg, lei toda la historia y quede super sorprendida, que fabuloso escribes...
Mira y con respecto a lo que sienta la gente no le pares, solo te debe importar el como te sientas tu, una vez en mis inicios escribi sobre esto http://bombom.com.ve/blog/?p=7, asi que mientras estes bien y hagas el bien, los comentarios malignos y malintencionados los puedes echar a la papelera....
Un abrazo bien fuerte para ti!!!!

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Siempre existirán personas que opinan y hasta crítican del actor sobre el escenario.
A veces esos comentarios son crueles, a veces son sutiles y gratificantes.
No importan, el buen actor sabe que es sólo un día más, una representación más, un acto más...
Mañana volverá a interpretar otro personaje, vestirá otras cosas, se maquillará de forma distinta.
Atrás quedará el personaje, lo importante es la persona. La que queda después el aplauso, la que crece día a día.
Y yo aplaudo, y yo leo, y yo te felicito, y yo te beso en la frente y de digo:
BRAVO, BRAVO, BRAVO!!!

Todo lo mejor para ti.

PS: Nos debemos un trago, no?

Naky Soto dijo...

¡Y lo hiciste! Con autoritas, con ganas, con honestidad, con humor, con amor. O sea, lo hiciste muy tú. El que tenga ojos que vea, amor. Recuerda a Pinti: "... de Dios para bajo, lengua en el...".

Siempre que tras un suspiro sientas que puedes seguir mirándote en un espejo, mirándote en el reflejo de los ojos de quienes te aman, listo. ¡Que sabroso que lo hayas concluído, amén de los costos!

Te quiero,

Anónimo dijo...

Buenas tardes Sr Henrtiquez:

En particular no tengo nada en contra de los homosexuales, a los que por un anglicismo llaman tambien gays. Me parece que es una condición de la persona y que debe ser tratada como un igual por el resto. Con lo que no estoy de acuerdo es con exacerbar y gritar a todo pulmón esta condición. Lamentablemente hemos pasado de un extremo a otro del pendulo. De ser restrictivos, ahora somos libertinos y no tenemos ningún pudor de sacar al público cosas que deben ser personales. Como dije anteriormente respeto su condición pero tengamos mesura a la hora de comentarlo

fmonroy dijo...

Jejeje, el último comentario me dio risa.
Mira chamo, no nos hemos visto en varios años.
¿La verdad?, como trabajo literario, el cuento está muy bien echado.
Es claro, muy sorprendente porque hasta novia te conocí.
Pero, Desde que conocí ese "detallito" de que eres gay, pues aunque no lo creas pues no me importa.
De hecho, en tu blog te he sentido muy humano, cariñoso y leal. Cosa que sabía que eras pero ahora lo he visto más y mejor.
En resumen: Te aplaudo por tu bolas para contar el cuento. Te aplaudo por tomar esa decisión y contarla.
Te aplaudo porque ser gay no es ser diferente. Es sólo una opción de vida más.
Así que, muy heterosexualmente te digo: ¡Venga un abrazo pana!.