25 de octubre de 2007

De la tolerancia: ¿hasta cuando el odio gratuito?

Hay algo que yo no termino de entender, en serio, de este asunto de la intolerancia, y son las expresiones gratuitas de odio. Me explico: la blogosfera, y en general el mundo virtual, es en esencia un mundo bastante libre -por no decir libérrimo-. Uno va y viene, entra y sale de la virtualidad cuando y como quiere. Visita las páginas que le interesan, y deja de visitar las páginas que no le interesan, hay una especie de selección natural en ese proceso. Se termina siendo amigo de alguien, asiduo de otros, visitante casual de otros tantos, y la experiencia -se supone- debe ser medianamente grata -si no fuera así, no lo haría, ¿cierto?-.
Bajo esa premisa, me cuesta mucho comprender a las personas que andan por la blogosfera dejando mensajes anónimos con expresiones de odio contra contenidos que no le son afines. ¿Es muy difícil contenerse? ¿Hay un placer morboso en aquello de revolcarse en lo peor que tenemos los seres humanos, el odio, para expresarlo abierta y anónimamente? ¿O será que justamente, por ser internet un espacio tan libre, se nos permite sacar todos nuestros resentimientos sin consecuencias aparentes?
Porque estemos claros: en el mundo real, si alguien me odia, no va a estar viniendo a mi casa todos los días a agredirme de gratis. Es posible que ocurra, pero evidentemente esa conducta podría traer consecuencias. Más de uno podría llegar a creer que esa persona manifiesta una actitud enfermiza, patológica.
Entonces, para no encadenarme -porque creo que el punto queda bastante claro-: a mis "amigos" anónimos que aparentemente disfrutan con dejar mensajes de odio hacia los homosexuales, por favor, busquen algo mejor que hacer. Aprendan a respetar -aunque esta solicitud la hago con esperanzas vanas-. En todo caso, mi actitud seguirá siendo la misma, y la hago pública en este momento: esta es mi casa, y en ella entra -es decir, comenta- quien yo quiera. Mi aspiración es que esta experiencia bloguera -y muchas otras- sean agradables, por lo que no existe una razón consistente que me obligue a dejar en mi espacio una manifestación de odio irracional hacia mi persona o hacia personas que, como yo, decidimos manifestar sin ningún problema nuestra orientación sexual. Así que mensajes con esa tónica, serán eliminados sin ningún tipo de contemplación. El tema puede discutirse con altura, con argumentos. No así.
A veces, hay que poner a la gente en su sitio, porque para locos, con los míos, ya tengo.

"La homosexualidad no es una enfermedad. La homofobia, sí" es el lema de una campaña que me pareció excelente y que hoy coloco como colofón de un asunto que, ojalá, no tenga que volver a discutir.
Besos y abrazos a quien corresponda.

9 comentarios:

gustavo dijo...

Una vez escuché decir que lo que más nos molesta de los demás, es aquello que nos negamos a aceptar de nosotros mismos. Creo qeu tanto odio sólo puede explicarse de esa manera. Hay quienes sostienen que la homofobia tiene su raíz en una homosexualidad no asumidad. SI es verdad o mentira no pienso discutirlo. Es algo que aún ni creo ni dejo de creer.

Lo que si digo es , y me remito a palabras bíblicas (que todos respetamos de alguna manera), que antes de mirar la peluza en el ojo del otro miremos la viga que tenemos en el nuestro.

Hay un libro que me han recomendado muchísimo, que aún no he tenido oportunidad de leer, se llama "Tú estás mal, yo estoy bien". Así piensa la mayoría de las personas, lástima que nos consigamos a tantos tan seguido.

Te admiro pana, y de verdad gracias por estar siempre de ese lado del teclado. Saludos y gracias por enseñarnos esos trazos de tu mundo.

El loco dijo...

De alguna manera pienso igual a lo que acota Gustavo...será miedo a enfrentar lo propio...de cualquier manera la vida está llena de esos seres que tratan de ser felices molestando a los demás...
Saludos

Maresont dijo...

Bravo!

Tengo poco leyendo tu blog, me ha gustado mucho.

Pero en especial este post, nadie tiene la obligación de leer las opiniones de los demás, mucho menos si son irrespetuosas o intolerantes, a todos aquellos que no esten de acuerdo, circulando jovenes, circulando que blogs hay muchos y no tienen porque venir a molestar aqui.

Naky Soto dijo...

Mi querido:

Tu planteamiento es acertado y hasta meticulosamente contenido, apretadito, como para ahorrarte el lepe verbal que se merece cualquier imbécil que invierte teclas en tonos desagradables.

La frase de cierre es extraordinaria: los enfermos, son ellos.

Un abrazo enorme,

rafico dijo...

La homosexualidad, es un tema: transversal en nuestra sociedad, latente desde que el hombre es hombre, confronta prejuicios propios y de otros, nos hace temblar si reflexionamos introspectivamente.....

Duele que en este medio, sea utilizado para la ofensa.

Un abrazo Jogreg.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Qué puedo opinar?

Sobre los maravillosos comentarios, como el que me antecede, déjalos. Es muestra contundente de lo que dices.

Lo dicho. BRAVO por ti, Aplaudo por ti, brindo por ti, por ser tú y lo demás, amigo Jogreg, es sencillamente lo demás.

Todo lo mejor para ti.

PS: Teniendo amigos, como la Ña…, la vida debe ser bonita, no?

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Error:

En mi anterior comentario escribí: “Teniendo amigos, como la Ña…, la vida debe ser bonita, no?”…, me equivoqué. Debí escribir: Teniendo amigos, como la Ña…, la vida ES más bonita.

Jogreg dijo...

gustavo: Muchas gracias por tus palabras. Yo no sé de dónde viene el odio. Es posible que tenga diferentes orígenes, uno de ellos podría ser la negación. Incluso, podría justificarlo si las razones lo merecen -una violación, por ejemplo- ¿pero de gratis? de gratis no, men...

Loco: es una lástima que uno tenga que calarse a algunos de ellos...

Maresont: ¡Bienvenida! Gracias por tus palabras. Ojalá comiencen a hacernos caso...

Naky: Con todo, uno intenta ser medianamente coherente, sensato... hasta educado, aunque a veces no lo merezcan... Un abrazo enorme de regreso.

Rafico: A mi no me duele... me aburre. Me parece absurdo.

Silmariat: No dejo los comentarios porque ensucian, y yo mi casa no la quiero sucia. Y ciertamente, la vida ES una maravilla cuando tienes amigos como la Ña...

Anónimo dijo...

jajajaja eres gay¡¡¡¡¡¡¡ eres gay¡¡¡¡¡¡¡¡¡ jajjaja te la pasas viendop paginas porno pero de tipos que dejan votado el plumero gayy¡¡¡¡¡¡ no te imaginas como me burlo de un compañero llamado daniel que es gay¡¡¡¡¡¡¡¡¡ eres gay¡¡¡¡ homosexualoide¡¡¡¡ jajaja