14 de febrero de 2008

La línea del amor

Preparó todos los detalles con sumo cuidado. Quería que la noche fuera especial. No es que considerara que el día de San Valentín tuviera realmente alguna importancia, nunca se la dio, pero esta vez quería aprovechar tanta utilería, tanto lazo, tanto peluche, para compartir una velada maravillosa con su mujer.
Reservó con tiempo de antelación en uno de sus restaurantes favoritos. Allí, los estaba esperando un ramo de hermosas flores con un toque salvaje -las rosas no eran lo de ella, le parecían demasiado cursis-. Comieron poco pero delicioso, tomaron algo de vino tinto francés de una muy buena cosecha, recomendado por el dueño del local. Conversaron de lo mucho y de lo poco, estaban felices de que ya sus hijos fueran grandes e independientes, que sus respectivas carreras estuviesen transitando por años de éxito y de satisfacción.
Iban tomados de la mano mientras él manejaba camino a casa. Estaban en esa etapa de la vida en la que no era necesario decir nada, los silencios estaban tan cargados de significado como cualquier discurso. La sola presencia de ella a su lado era suficiente.
Cuando abrió la puerta de la casa, un hombre los esperaba con una botella de champaña bien dispuesta en una hielera y tres copas en una bandeja de plata. Los tres se miraron, ella con sorpresa, ellos con complicidad.

Varios orgasmos después, ella se fumaba un cigarro sentada en la cama. Veía aquellos dos cuerpos desnudos en su cama y se preguntaba como fue que descubrió que el amor y el sexo no son necesariamente lo mismo. Fue un descubrimiento que hicieron en conjunto, ella y su marido, el hombre que amaba. Una opción que rompió el paradigma del placer y lo llevó a nuevos terrenos, a trazar nuevas fronteras.
Desde ese día, la vida estuvo completa.
__________________________
La obra se llama "Placer Vital", de Mercedes Espíndola.

2 comentarios:

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Jo y Ri:

“Chaque ami que nous trouvons, au long de notre vie, nous apprend, nous perfectionne et nous enrichie. Mais, le plus important, c’est ce que nous découvrons de nous-mêmes, dans chaque ami que nous rencontrons. Ils sont le miroir dans lequel nous nous reflétons, nous nous regardons.
Merci, pour me laisser voir, dans tes yeux l’être merveilleux que je peux être, l’être merveilleux que je suis.
Je remercie la vie pour me permettre trouver des personnes comme toi.
Je te vois et je me vois. Tu souris et je souris.
J’espère aussi, être un bon miroir, et que tu puisses voir et sois étonné d’être merveilleux que tu es. Avec tes hauts et tes bas, même le soleil a des tâches. ”

Eso quiere decir lo siguiente:

“Cada amigo que encontramos, en nuestra vida, nos enseña, nos perfecciona y nos enriquece. Pero..., lo más importante, es lo que descubrimos de nosotros, en cada amigo que encontramos. Ellos son el espejo en donde nos reflejamos, en donde nos vemos.
Gracias por hacerme ver, en tus ojos, lo maravilloso que puedo ser, lo maravillosos que soy.
Le doy gracias a la vida por encontrar a personas como tú.
Te veo y me veo. Me sonríes y te sonrío.
Tan sólo espero ser un buen espejo, para que te veas y te asombres de lo maravilloso que tú eres. Con tus simas y cimas, pues hasta el sol tiene manchas.”

Todo lo mejor para Ustedes.


PS: No estaba muerto…, tampoco de parranda. Tan sólo trabajandito y mucho!!!

El loco dijo...

ciertamente muy buena sorpresa, el amor y el sexo no tienen nada que ver...ojala se difundiera más el concepto...
Saludos, muy bueno; as Usual jejeje