26 de noviembre de 2007

Sobre la Reforma Constitucional

Luego de leer la propuesta de Reforma Constitucional puesta en marcha por el Presidente Hugo Chávez y complementada por la Asamblea Nacional, estas son algunas de las razones por las que votaré en contra de la misma:

1. No entiendo cómo el Poder Popular no nace del sufragio. "El Poder Popular se expresa constituyendo las comunidades, las comunas y el autogobierno de las ciudades, a través de los consejos comunales, los consejos obreros, los consejos campesinos, los consejos estudiantiles y otros entes que señale la ley." (Art. 136) Es simplemente absurdo, porque refleja lo que hemos venido viviendo desde hace rato, que es una especie de democracia tumultuaria donde las minorías no se respetan. Por otro lado, para formar parte del Poder Popular, tienes que organizarte como Consejo Comunal y dicha organización debe ser aprobada por el Presidente o Presidenta de la República. ¿Y si me organizo de otra forma, entonces mi voz no vale?

2. No quiero darle al Presidente de la República la potestad de manejar al Banco Central de Venezuela, porque ese es el dinero de mi país y no creo que sea recomendable darle un cheque en blanco a nadie para que maneje a su antojo las reservas internacionales. "Las reservas internacionales de la República serán manejadas por el Banco Central de Venezuela, bajo la administración y dirección del Presidente o Presidenta de la República, como administrador o administradora de la Hacienda Pública Nacional."(Art. 318)

3. No creo en la posibilidad de que una persona, sea quien sea, tenga la opción de ser Presidente o Presidenta de la República para toda la vida. Porque es cierto que es potestad del pueblo elegir a sus gobernantes, pero también es responsabilidad de los gobernantes guiar al pueblo en la ruta de un sistema democrático. Un gobernante sensato sabe que debe tener un límite, y si se quiere continuidad, el sistema de partidos debe funcionar para que otra persona con la misma visión de país del gobierno de turno gane las elecciones. Pero ¿la misma persona? Así no.

4. No estoy de acuerdo con que las condiciones para la convocatoria a referendo se compliquen, en vez de facilitarse. De hecho, es legalmente absurdo, porque sería retroceder en lo que se refiere a garantías constitucionales. Una nueva ley no puede ir en detrimento de los derechos obtenidos en los marcos legales anteriores, y en este caso, es como que si nos estuvieran quitando parte de nuestro sueldo. Ahora tenemos que recoger más firmas para un referendo, y obtener más votos que los previstos en la constitución del 1999. ¿Quién lo entiende?

5. No entiendo una constitución construida sobre la base de un proyecto político. Toda la constitución hace referencia a la "construcción del socialismo". "Las comunas serán las células geo-humanas del territorio y estarán conformadas por las comunidades, cada una de las cuales constituirá el núcleo espacial básico e indivisible del Estado Socialista Venezolano" (Art. 16) ¿Y si yo no creo en el socialismo? ¿Y aunque crea, qué pasa con los que no creen? ¿No existen? Una constitución debe permitir que todos tengan su espacio, y esta no lo hace.

6. Es insólito que la Administración Pública deje de estar fundamentada "en los principios de honestidad, participación, celeridad, eficacia, eficiencia, transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad en el ejercicio de la función pública" (Art. 141 de la actual cosntitución). ¿Qué pasó con esa parte del artículo? ¿Es que la lucha contra la corrupción ya no es prioridad en este país?

7. No creo en un pueblo preparado para la guerra. "La Fuerza Armada Bolivariana constituye un cuerpo esencialmente patriótico popular y antiimperialista, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación, preservarla de cualquier ataque externo o interno y asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante el estudio, planificación y ejecución de la doctrina militar bolivariana, la aplicación de los principios de la defensa militar integral y la guerra popular de resistencia". No creo en un pueblo armado, ni en las milicias, porque no creo en el poder de los uniformes y de las armas para lograr acuerdos. No creo en militares que me vean a la cara imaginando la posibilidad de que están viendo a un enemigo.

Se supone que hay razones para votar Sí. Es posible, pero comprendo que hay suficientes razones para no aceptar la reforma, aunque eso implique renunciar a algunas de las ventajas que pueda traer. No creo que esta reforma nos lleve al país en el que quiero vivir.
Por estas, y muchas otras razones, mi voto este domingo será NO.

5 comentarios:

Caraires dijo...

100 % de acurdo contigo Jogreg. No podemos vender nuestros derechos e ideal de un país a cambio de una jornada laboral mas corta. Mi voto Tambien será por el NO

Naky Soto dijo...

Mi bello amigo:

Estoy absolutamente de acuerdo con tus postulados. Nada que agregar, sólo decirte que de igual manera saldré a votar y que mi opción abierta es el NO a esta aberración de reforma.

Te abrazo,

Bandera Negra dijo...

me es indeferente que una mayoria u otra

si o no

decida si somos o no
esclavos
esclavitas
robots y robotinas

voy a luchar hasta vencer
libertad para Venezuela de la dictadura comunista

no me es indiferente que intenten esclavizarme
esa es la abyeccion!

salud,

Bandera Negra
*******

Julia_1984 dijo...

¿Dónde consigo una lista completa de los blogs que se unieron a esta iniciativa? (y que efectivamente postearon) Me la están pidiendo y no sé dónde hallarla..

rafico dijo...

Soy expectador de lo que suceda...

Recuerdo que alguna vez leí que es una falacia argumentativa, cuestionar a la persona y no los hechos... Ayer dolio mucho como Chávez ofendio a Colombia, me gustaria opinar acerca de los hechos, pero califícativos fuertes contra la imagen de Chávez siento... Pienso ahora que todo lo que venga de esa mente debe ser malo, sé que puede sonar feo, pero desde esta orilla, quisiera que el proyecto de Chavez se enfrentará a su propia incoherencia...