6 de diciembre de 2011

La violencia de Guanare

Los periódicos amanecieron relatando las acciones de protesta que los pobladores de Guanare, en el estado Portuguesa, llevaron adelante luego de que se conociera la noticia del asesinato de un niño de 5 años por parte de las personas que lo cuidaban.
Sobre este suceso son varias las reflexiones que surgen, y cada una preocupa más que la otra. La primera, quizás la más obvia, es que la violencia sigue haciendo de las suyas en cualquier rincón de nuestro país, una violencia ciega que no discrimina. Lamentablemente, en este caso (como en muchos otros), la víctima es un niño. En nuestro país, la mayoría de los crímenes son cometidos contra hombres jóvenes y eso tendrá, más tarde o más temprano, consecuencias en nuestra propia demografía. Por cierto, esos crímenes son cometidos también por jóvenes, y si no, vayan a ver de qué está compuesta la población penitenciaria de nuestro país, que encontró en el crimen y la violencia un negocio sumamente rentable.
La otra tiene que ver con el suceso en sí mismo: se presumen torturas, maltrato y hasta violencia sexual contra un infante. Solo imaginar lo que pudo significar la vida de este niño durante sus últimos momentos entristece el ánimo de cualquiera y nos hace preguntarnos qué pudo llevar a un grupo de personas adultas a promover y participar en una situación como esta. Se puede leer que hay evidencias de consumo de alcohol y drogas en un contexto de celebración o de rituales mágico-religiosos. Y para colmo, estas personas estaban a cargo del "cuidado" del niño, y su propia abuela acusó de maltratoa la mamá del niño. Entonces, estamos hablando  de personas que, por lo narrado hasta ahora, no tenían ningún escrúpulo en relación a la presencia de un niño en actividades de adultos, al punto de incluirlo -peor aún- en estas actividades, convirtiéndolo en el centro de las prácticas que provocaron su muerte.
Finalmente, la reacción del pueblo de Guanare. ¿Qué lleva a un grupo de personas a protestar hasta el punto del saqueo y destrucción de comercios por el asesinato de un niño? ¿Acaso la justicia se logra arremetiendo contra los locales comerciales? Ciertamente, la indignación por el hecho justifica la protesta -y de solo imaginar que esto ocurra en Caracas... viviríamos en una protesta permanente-. Pero aquí hay dos consideraciones: la primera tiene que ver con nuestra propia capacidad de regularnos. En la práctica, la violencia fue respondida con más violencia, y hasta ahora, nadie nos ha demostrado que actuar de esta forma resuelve algo. Es catártico, quizás, pero más nada.
Y justo allí viene la segunda consideración: ¿acaso alguien en este país resuelve algo? El problema de la falta de institucionalidad en el país ha generado un clima de desconfianza enorme en una sociedad que no cree que policías, tribunales y cárceles darán respuesta a su exigencia. Que temen que la impunidad se hará nuevamente presente -como en el 92% de los casos investigados por la Fiscalía-. Que piensan, a estas alturas, que lo mejor es tomar la justicia por su mano (que no es justicia, en definitiva). Un Estado gigantesco, amorfo y anómico, incapaz de dar respuesta a los principales problemas de la gente, provoca válvulas de escape en una sociedad que no tiene más herramientas para reaccionar que la violencia en la cual se fundamentan sus relaciones.

4 comentarios:

.eiderjose dijo...

Hola, espero estés bien.
Las personas en Guanare están muy molestas porque se conoció que la jueza encargada del caso pidió días extras para deliberar, es decir, la audiencia será el Miércoles. Tengo entendido que las personas temen que no se haga la justicia máxima que el sentido común pide.
De igual forma, todo esto está potenciado por el historial -indeterminado- de juicios legales en Venezuela y como la mayoría terminan sin hacer tiempo.

Simplemente las personas están pendientes de hacer saber que no hay caso omiso y que debe hacerse la máxima justicia. Es bien sabido que más violencia tal vez no sea lo necesario... sólo cuando sí lo es.

Saludos.

KBULLA dijo...

Por lo que leí y oí, al caso se le ha dado un enfoque o giro mágico-político.

El mismo va, desde que uno de los implicados es alto pana de un personero del gobiero, hasta que el niño fue sacrificado en un ritual por la salud de un personaje importante.

Eso explica, en parte, la furia desatada que se ha apoderado de la gente.

Lamentablemente, hoy en día, más que nunca, se han corrido cientos de bolas sobre "trabajos" hechos por santeros, paleros, babalaos y un largo etc. que bien que pueden ser resultado del imaginario popular, pero que en ningún momento los personajes referidos a tales prácticas, han puesto un parao' al respecto. Por el contrario, parecieran que se regodean de que la gente piense que están dotados de fuerza y poderes esotéricos que los hace prácticamente invulnerables.

Verdad o mentira, el hecho es, que la muerte de un infante (y en las circunstancias en que supuestamente se produjo) requiere de la presencia y activación de un fiscal especial, amén de la participación investigativa-preventiva de entes como la LOPNA. El retardo procesal ha alimentado el río de rumores que corren por las calles de Guanare.

Jogreg Henríquez dijo...

Ambos comentarios echan aún más leña al fuego. Las preocupaciones son aún mayores: por un lado, tenemos una justicia que no satisface a la gente -y en algunos casos, incomprensión por parte de la sociedad acerca de cómo funciona su sistema judicial-. En el otro, implicaciones políticas del caso que le ponen un tono no solo macabro sino indignante. No puedo imaginar la magnitud del problema si todo esto se trata de un sacrificio relacionado con personas de poder. Sería realmente el colmo. Solo faltaría decir que el móvil del asesinato fue el aburrimiento...

Anónimo dijo...

ya leido este articulo puedo decir una o muchas cosas . la primera :dios es grande y `podero y para abajo ve .un niño es lo mas grande bonito y puro e inocente que puede existir en el mundo , solo hay que ver sus hojitos (de los niños )para ver a dios y sentir su presencia de amor . dios sabra darle repuesta a esas personas sin escrupulos sin corazon que practican este tipo de actos.que les perdone o los castigue dios . xq para nuestra suerte en este pais no hay gobernante que sirva o que haga justicia en ese ambito estamos rodeados de inutiles .