18 de abril de 2014

Viaje a la infancia: los libros que recuerdo...

Sigo con la lista de las cosas que me recuerdan a mi infancia... Ahora vamos con los libros. Para ser honesto, me costó un montón elegir. Aunque siempre hubo libros al lado de mi cama, en definitiva son pocos los que se me quedaron grabados en la memoria. En casa siempre hubo muchos, se compraban los del Círculo de Lectores, los libros de tapa roja y letras doradas que venían de regalo con la compra de no recuerdo cuál revista... Leí mucho, la verdad. Me encantaba pasar por lo menos media hora leyendo antes de dormir. Pero solo estos libros siguen en mi corazón.

Relato de un náufrago: Buen momento para recordar a Gabriel García Marquez. Su obra es extensa y leí Cien Años de Soledad tres o cuatro veces. Pero El Relato de Un Náufrago lo tenía siempre a mi lado. Leí muchas veces las aventuras de este tipo en medio del mar, luego de sufrir aquel accidente en su barco.

El principito: Es difícil no colocar este clásico en la lista. Lo tiene todo para ser memorable, y más aún cuando eres niño.

El hombre que calculaba: Los desafíos matemáticos de Beremis Samir aun me fascinan. Confieso que tengo una copia en pdf en el disco duro porque todavía le echo una mirada de vez en cuando. Es muy divertido.

Piedra de Mar: Fue como vivir una segunda vida. Le puse Kika a mi perrita justamente por llamarse así el amor no correspondido de Carecorcho.

El mago de la cara de vidrio: Este pobre maestro vive sus desventuras, ve como se destruye su familia, gracias a la llegada del televisor a su casa. Es mágico.

El rabipelado burlado: Un verdadero libro infantil, creo recordar que es el primero que leí yo solo. Y las ilustraciones eran simplemente geniales.

Un cuento de Navidad / Guillermo Tell: Tenía de estos dos libros una edición ilustrada estilo comic. No sé cuantas veces los leí, sobretodo el de Charles Dickens.

Mafalda: Parece una selección obvia. En mi caso, el libro "10 años con Mafalda" me lo aprendí de memoria. Mi personaje preferido: Guille en su faceta hippie.

Un mundo feliz: Mi primer acercamiento a la ciencia ficción, los mundos post-apocalípticos, las manipulaciones genéticas, etc. Creo que gracias a este libro todavía me gustan este tipo de libros y películas.

El Perfume: su capacidad para hacerte sentir a través de las palabras los olores que percibía Grenouille siempre me fascinó. Lo usé como referencia para mostrar en mis clases de la universidad el poder que tiene la palabra para crear realidades en tu imaginación y lograr experiencias vicarias.
Mención especial: No tienen idea de cuanto leí a "Condorito". Todas las semanas me compraban el suplemento y me lo devoraba.

Listo... ¿Tienen algún libro que recuerden con particular cariño? ¡Compártelo conmigo!

1 comentario:

nathali hernandez dijo...

Es excelente colección