29 de agosto de 2006

La boda


Alberto conoció a Gemma en la cola de un cine. No fue amor a primera vista, pero la atracción fue evidente. Ella compraba cotufas; él, un perro caliente. Ambos salían al mismo tiempo y tropezaron. Él terminó con el perro caliente en la camisa y ella bañada en cotufas saladas. Con una sonrisa y miles de disculpas, acordaron ver la película juntos, dejando de lado a sus correspondientes amigos y amigas, que no dejaron de comentar el incidente.
Tenían cosas en común, una muy particular: ambos tenían hermanos gemelos idénticos. Él había nacido primero que Alfredo. Ella había nacido después de Cristina. Así que no faltó mucho para que ambos conocieran a sus respectivos clones, y tampoco pasó demasiado tiempo para que los clones se conocieran entre sí.
Y por esas cosas extrañas de la vida, esas cosas que hace la vida como por diversión, Alfredo y Cristina también comenzaron a salir.
Se divertían pensando en la posibilidad de que algo así pudiera dar resultado. Hermanos y hermanas eran el centro de atención de las reuniones, las navidades y años nuevos, los cumpleaños y los aniversarios de boda de sus padres. Todos tenían que ver con esa dichosa casualidad: Alberto y Gemma, Alfredo y Cristina.
Y la casualidad se fue haciendo cada vez más grande, hasta que un buen día, familiares y amigos celebraron juntos la llegada de una tarjeta de bodas en la que se les invitaba a participar de una doble ceremonia.
Llegó el día, los novios en el altar esperaban a sus novias, que llegaban en una sola limosina, vestidas con el mismo traje. Hasta el cura se confundía al momento de dirigirse a las parejas, tal era el parecido entre ambas.´Fue una ceremonia maravillosa.
Todo salió a pedir de boca. Durante la recepción en la sala de banquetes del hotel, todos disfrutaron, bebieron, comieron, bailaron. La felicidad rebosaba por todas partes, como una cascada de agua fresca.
Cuando Alfredo le pidió a su mujer que se fueran de allí, ya ella -y él, aunque le costara reconocerlo-, estaba un poco fuera de sí. Tanta alegría, tanto alboroto, tanta champaña, se les habían subido a la cabeza. Así que sin pensarlo mucho, se montaron en el ascensor y se fueron, un poco omnubilados, al cuarto reservado para ellos.
Alberto salió de la recepción junto a su nueva esposa justo detrás.

Esa noche, el amor se hizo sentir en ambas habitaciones.

Cristina abrió los ojos, aun somnolienta, disfrutando de la comodidad de la cama y de la tenue luz que inundaba la habitación. Ya era media mañana, tenía hambre. Su marido estaba en el baño.
- Amor...
- Dime, mi vida...
- ¿Pedimos algo de desayunar al cuarto?
- Claro, Gemma, lo que tu quieras.
Ella abrió los ojos enormes.
- ¿Gemma?
En ese momento, el sueño se le espantó, casi para siempre.

Poco después, en una habitación cercana, el grito de Gemma ante el descubrimiento hacía retumbar las paredes.

12 comentarios:

Marian dijo...

Jaja ¿ups?

Eso como que no era amor... o no se conocían realmente!

Un saludo!

protheus dijo...

Dos pa' dos u otra variante cualquiera creo que es lo que sigue.
¡Caracha!, exclamaría mi abuelo sin sonrojarse.
Saludos.

richard dijo...

que rico esta muy fresco

El loco dijo...

jaja...que buenregalo de matrimonio...será que antes nunca habían tenido sexo? o de verdad el alcohol los confundió?
Excelente relato
Saludos

gustavo dijo...

Me gustó, aunque es el único de tus relatos cuyo final me esperaba. La forma en que tejes tus ideas, le das continuidad a tus frases, conectas un párrafo con otro es realmente deliciosa. Disfruto a chorros leerte

CABINA AÉREA dijo...

...tiempo sin venir y me encuentro este relato tan "simpático"..casualidad?; yo te aviso chirulí!!!

Jogreg dijo...

Marian: Entre tanta algarabía, cualquier cosa puede pasar... quien sabe si en realidad lo estaban buscando. ¡Gracias por pasar!

Protheus: Conozco a más de uno que ante tu propuesta diría "¡Caramba, qué europeo!

Richard: ¡Qué bueno que te gustó, amol!

El loco: Yo me voy más por la idea del alcohol... Saludos, loco, gracias por visitar.

Gustavo: Gracias por tus palabras, son muy motivadoras. Lamento haber sido predecible esta vez...

Cabina: Capaz y era una fantasía esto del "swinger" y nadie había dicho nada... pero ¿la noche de bodas? ¿no es medio inoportuno? ¡Qué bien que regresaste, Bea!

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Me gustaría verles las caras después del grito.

La vida me ha enseñado, que las cosas más absurdas..., pueden pasar. Es más "PASAN" y estamos allí para no sorprendernos.

Todo lo mejor para ti, siempre.

PS: Siga escribiendo, y yo seguiré leyéndole.

Naky Soto dijo...

¡Detallazo! Los únicos pares de morochos y morochas que conozco y se casaron entre sí, no tuvieron conflicto semejante, amén de las diferencias fisiológicas, sus humores daban para diferenciarlos a kilómetros... lo gracioso es que sus proles ¿adivina? Sí, tuvieron morochos ambas parejas, ya grandecitos (5 años) se quejan de no tener ¡más tíos y tías! Porque todos convergen en las mismas familias y esos les resulta "abugrido" ¡Jajaja!

Un abrazo unicelular,

P.S: Me encanta Alfiler, es demasiado cuchi.

Jogreg dijo...

Hechicero: En efecto, ya casi no hay nada increíble, aunque hay algo bonito todavía en la sensación que nos da la "sorpresa". Un abrazo.

Nakycita: Si, dicen que quienes conviven con gemelos logran diferenciarlos facilmente. De todos modos, me imagino que una situación así puede ser simpática de contar (o terrible, en el caso de que fuera cierta).
Alfiler le manda un beso a Tostao y yo a tí también.

Câline dijo...

OH!!! Demasiado cómico!!!
Sería terrible que fuera cierto, como Silmariat... me imagino las caras de los cuatro ¿lo contarían? uy... qué fuerte!!
Frente a la posibilidad de mellizos... siempre me dan escalofríos, como cuando en las pelis una persona habla con su reflejo en el espejo y este le responde. Realmente me da como miedito.
Un abrazo Don Jogreg, saludos por su casa y unos besos a Tungo.

Saouri dijo...

Me asustó un poco...puedo imaginarme las caras de los 4.
Dios...que frenazo.

"Estrenada por mi cuñado"...asco, parece título de relato barato.
Pero el contenido del mismo esta excelente, me gustó mucho leerte.

P.D.: Sigo esperanto tu info sobre las animaciones... :(